Situación macroeconómica actual

La economía peruana ha mostrado un destacado desempeño en los últimos años, caracterizándose por su estabilidad macroeconómica, alto crecimiento, baja inflación, importante reducción de la pobreza, bajos niveles de deuda pública y altas reservas internacionales.

El crecimiento promedio del PBI per cápita durante el período 2005 – 2015 fue 4,1 por ciento, la cuarta mayor tasa entre los países emergentes con un PBI mayor a US$ 150 mil millones, después de China, India e Indonesia. La economía peruana lleva 17 años consecutivos de crecimiento y su buen desempeño se ha traducido también en una mejora de los niveles de vida de la población. La tasa de pobreza se redujo de 49 por ciento en 2005 a 22 por ciento en 2015, la reducción más significativa entre los países de la región.

El crecimiento de la economía continuará durante los siguientes años, impulsado por las exportaciones y por la inversión. Se proyecta que el PBI alcanzaría un crecimiento de 4,0 por ciento en 2016 y 4,6 por ciento en 2017, sin presiones inflacionarias de demanda. La entrada en operación de proyectos mineros contribuiría a la mejora de las cuentas externas. Perú es el segundo productor mundial de cobre y zinc, el tercero de plomo y plata, y el cuarto de estaño. Entre 2014 y 2018 la producción de cobre crecería 105 por ciento, alcanzando 2,6 millones de toneladas. Asimismo, se proyecta que las exportaciones de productos no mineros retomarían su tendencia creciente. Perú es el primer exportador mundial de espárragos frescos, el segundo en espárragos en conserva y quinua, y el tercero en plátanos orgánicos. Ocupa además las primeras posiciones en palta, uva, páprika, café y alcachofa.

El coeficiente de inversión bruta fija a PBI se ubicó en 25 por ciento en 2015, uno de los niveles más altos de la región. Los anuncios de proyectos de inversión más importantes suman US$ 54 mil millones, destacando sectores como minería e hidrocarburos (US$ 26 mil millones) e infraestructura (US$ 10 mil millones). La inversión en infraestructura continuará en los próximos años, con la construcción de proyectos como la Línea 2 del Metro de Lima (US$ 5,1 mil millones), el Gasoducto del Sur (US$ 3,7 mil millones), y el Aeropuerto Internacional de Chinchero en Cusco (US$ 0,5 mil millones), entre otros. Además, tanto el sector público como el privado están invirtiendo más de US$ 1,7 mil millones en tres proyectos de irrigación que duplicarán la frontera agrícola de agroexportación y contribuirán a la expansión de las agroexportaciones.

La política monetaria se realiza en un marco de metas explícitas de inflación cuyo objetivo es la estabilidad de precios. La inflación promedio durante el período 2005 – 2015 fue 3,0 por ciento, la tercera más baja a nivel mundial entre los países con metas de inflación, después de Polonia y Tailandia. Si se excluyen alimentos y energía, la inflación promedio de los últimos diez años baja a 2,2 por ciento. Se prevé que la inflación de Perú permanezca dentro del rango meta (entre 1 y 3 por ciento) para los próximos dos años. Las medidas realizadas por el Banco Central han permitido reducir la dolarización del crédito al sector privado, que ha pasado de 62 por ciento en 2005 a 27 por ciento en abril de 2016.

Durante el período de auge de precios de commodities, Perú generó ahorros reflejados en superávits fiscales que le permitieron afrontar la crisis financiera internacional. El tamaño de la deuda pública de Perú en relación a su PBI se redujo en los últimos años, pasando de 40 por ciento en 2005 a 23 por ciento en 2015, mejorando 8 posiciones en el ranking mundial. El ratio de deuda pública se ubica entre los más bajos del mundo, después de Chile, Emiratos Árabes Unidos y Rusia. La calificación de la deuda soberana de Perú cuenta con grado de inversión, junto con Chile y México.

La economía peruana tiene fortalezas financieras para enfrentar choques externos negativos. Por un lado, el financiamiento del déficit de cuenta corriente está basado en capitales de largo plazo. De otro lado, la economía peruana cuenta con niveles de reservas internacionales elevadas en comparación con otros países de la región, que el Banco Central acumuló de manera preventiva durante el periodo de altos precios de commodities e influjos de capitales Las reservas internacionales de US$ 60 mil millones equivalen a 33 por ciento del PBI, sólo superado entre los países emergentes por Taiwán, Tailandia y República Checa.

Fuente: Banco Central de Reserva del Perú